¿Dónde estamos en el mundo económico?

Producto Interior Bruto Mundial. La economía global, según el Banco Mundial, ha generado un volumen de riqueza planetaria en cuanto bienes y servicios (PIB Mundial) que ascendió a 75 trillones, 641 billones, 577 millones de dólares. Suma a la que, al 2016, ascendía el PIB mundial, según, repetimos, el bien reputado Banco Mundial.

Súper economías mundiales. Respecto al volumen (anual) de generación de riqueza, al 2016, cuatro países, que son Estados Unidos (PIB 18.5 trillones), China (PIB 11.1 trillones), Japón (PIB 4.9 trillones) y Alemania (PIB 3.4 trillones) son responsables de 37,9  trillones de dólares o lo que es lo mismo, los últimos cuatro países citados generan, al día de hoy, la mitad del PIB mundial. Algo notable.

Latinoamérica. En cuanto a nosotros, que estamos en Latinoamérica, nos encontramos en una zona cuyo PIB regional, al 2016,  corresponde a 5 trillones, 294 billones 928 millones de dólares.  Teniendo en nuestra comunidad de naciones a dos economías que sobresalen y sobrepasan en su PIB al trillón de dólares, ellas son México, cuyo PIB asciende al 2016 a 1 trillón 45 billones, 998 millones de dólares y Brasil cuyo PIB, al 2016, asciende a 1 trillón, 796 billones, 187 millones de dólares; siendo Brasil, conforme al Banco Mundial, la novena economía del mundo y México la quinceava economía mundial. Luego, también en Latinoamérica, sigue la economía argentina, cuyo PIB equivale a medio trillón de dólares al 2016, siendo exactamente 545 billones, 866 millones de dólares.

 

Algunas sorpresas:

Latinoamérica y Japón. Como caso ilustrativo del peso global de las cuatro mayores economías antes referidas, por ejemplo, Japón en solitario produce una riqueza anual que equivale a una cantidad relativamente cercana a lo producido por el conjunto de las economías hispanoamericanas, ya que Japón en solitario generó, al 2016, un PIB de 4,9 trillones, mientras que, en conjunto, toda Latinoamérica generó un PIB de 5.2 trillones de dólares durante el mismo período.

China y la Zona Euro. De la misma manera, China, en solitario, generó en 2016 un PIB ascendente, como apuntábamos, a 11.1 trillones de dólares, cantidad que se aproxima notablemente al PIB generado en conjunto por la Zona Euro, que en 2016 ascendió a 11.8 trillones de dólares. Zona euro que está, al día de hoy, integrada por 19 potencias europeas combinadas (incluyendo a Italia, Francia, España, Holanda, Alemania, Austria y otras 13 economías más que usan como moneda común al Euro).

Alemania y Medio Oriente & Norte de África. Por último, en cuanto a este punto intermedio, tenemos el caso de Alemania, otra de las cuatro grandes potencias económicas mundiales, cuyo PIB, en solitario en el 2016, fue de 3.4 trillones de dólares, suma que superó al Producto Interior Bruto de toda la zona de Medio Oriente y norte de África, incluídos Egipto y Arabia Saudita cuyo PIB, en conjunto, el  año pasado ascendió a 3.1 trillones de dólares, tres billones de dólares menos que Alemania durante el mismo período.

 

Del Caribe y República Dominicana:

El Caribe. Específicamente, en cuanto a nuestra precisa región geográfica, el Caribe, y perteneciendo a las Antillas Mayores, es bueno aclarar que nosotros no somos el país de mayor PIB en las Antillas. Sorprendentemente, Cuba siempre nos ha superado, al menos desde 1960 hasta ahora, y actualmente mientras nuestro PIB es de 71 billones 580 millones de dólares, Cuba, generó, a  2015,  un PIB de 87 billones de dólares. Según algunos empresarios es “casi lógico” que nos supere, puesto que en Cuba se paga como salario a personal súper especializado sumas equivalentes a los 25 dólares americanos, repetimos como salario mensual. Pagando sumas así como salario, dicen algunos entendidos, “cualquier país es competitivo”. Pese a todo, Cuba no es la nación más rica de las Antillas Mayores, sino que lo es el Estado Libre Asociado de Puerto Rico (actualmente en grave crisis económica) cuyo PIB, por ejemplo, a 2013 era de más de 100 billones de dólares. Resultando, finalmente que República Dominicana, en términos económicos y tomando como referencia su PIB, está, en las Antillas Mayores, en un lugar intermedio. En las Antillas Mayores el primero en generación de riqueza ha sido Puerto Rico, luego Cuba, después nosotros, más luego Jamaica con un PIB al 2016 de 14 billones y por último Haití, con un PIB, al 2016 de 8 billones de dólares.

República Dominicana. En nuestro caso, observar la evolución de la riqueza en comercialización final de bienes y servicios (PIB) generada anualmente nos sirve como dato objetivo para saber si en algún sentido hemos progresado. Y la verdad es que hemos progresado. A nuestro país le tomó desde 1960 hasta 1998 (38 años)  el llegar y superar los 20 billones de dólares en calidad de PIB. Y con gran ímpetu desde el 1998 hasta 2016, o sea solo en 18 años hemos podido casi a triplicar nuestro PIB añadiendo (en menos de dos décadas) unos 47 billones de dólares  a nuestro PIB, resultando esto en que hemos pasado de un Producto Interno Bruto equivalente a 21 billones de dólares en 1998 a un PIB de más de 71 billones de dólares en 2016. De modo que, matemáticamente es incuestionable que de los últimos 56 años, la época de mayor avance en materia de generación de riqueza mensurable objetivamente han sido los últimos 18 años. Época que coincide, también es innegable, con cuatro de los cinco períodos que el Partido de la Liberación Dominicana ha ocupado en la dirección del país.

Por último: La respuesta al cuestionamiento que titula este artículo “¿Dónde estamos en el mundo económico?” la responde con la autoridad técnica que le es propia, el Banco Mundial, el cual en su denominado GDP Ranking,  hace consignar jerárquicamente por volumen de su PIB a las economías de casi la totalidad de países, allí se indica que en dicho ranking global República Dominicana ocupa el lugar 67 de entre las 195 naciones evaluadas en cuanto al volumen de su PIB–mientras que Cuba, en la misma clasificación, ocupa mejor lugar: el puesto 64. En ese mismo ranking del Banco Mundial, los Estados con un PIB de 7 billones de dólares figuran en los puestos 140 al 142 de la indicaba tabla.  Y  allí figuran–con un PIB de 7 mil millones de dólares–la República del Congo (no confundir con la R. D. Congo), Níger (no confundir con Nigeria) y la Isla de Man (Conocido paraíso fiscal europeo). Y justo allí, en un PIB de 7 billones estábamos nosotros exactamente en 1990. Indudablemente, que hemos avanzado.

—-

Notas:

  1. Escala corta. Este artículo está hecho sobre la base del informe del año 2016 sobre el PIB de las 195 economías/naciones del mundo, tanto abordando la cuestión país por país, como tratando el tema de forma global (PIB Mundial). Para expresar las cantidades, el autor de este texto ha escogido la misma escala que utiliza el documento de referencia (anexo enlace en notas). Esa escala es la denominada escala corta en la cual un trillón es igual a un millón de millones, un billón es igual a mil millones, y los millones en cantidades menores al billón -999 para abajo se escriben tal como se ven, simplemente agregando simplemente la palabra millones.
  2. Para realizar este artículo, he utilizado la data oficial del Banco Mundial sobre el ranking de países de acuerdo al volumen de su PIB, cuya última actualización fue en julio de 2017, y cuyo último año de evaluación, en general, fue 2016, quienes descarguen el documento encontrarán que, en el caso de algunos países, la información hecha constar es de 2014 o 2015. El documento puede descargarse aquí.
  3. Datos globales Banco Mundial, pueden ser vistos y descargados página oficial World Bank GDP Current US  la información aparece en inglés, pero con opción en la parte superior para traducción a español y otros idiomas.
  4. La información sobre el PIB de Puerto Rico, hecha constar en el artículo que antecede es del año 2013 y puede ser vista aquí.
  5. PIB. Producto Interior Bruto, aunque está definido indirectamente en muchos pasajes del artículo, llanamente PIB equivale al volumen y suma total de bienes y servicios finales comercializados en un año en determinado país, región o zona de amplia actividad económica.
  6. Enlaces. Escala numérica corta utilizada: https://es.wikipedia.org/wiki/Escalas_num%C3%A9ricas_larga_y_corta#Escala_num.C3.A9rica_larga . Datos GDP Ranking, Banco Mundial: https://data.worldbank.org/data-catalog/gdp-ranking-table . Datos Banco Mundial PIB por países Web sin descarga: https://data.worldbank.org/indicator/NY.GDP.MKTP.CD . Zona Euro: https://es.wikipedia.org/wiki/Eurozona .

Amy Winehouse – Valery

Marta Sánchez – Desesperada

Lindezas de Maquiavelo

El pensador de Florencia, cuyo nombre es símbolo de las políticas y los estilos más polémicos de ejercer el poder, puede ser conocido—obviamente—por sus obras, de la que “El Príncipe”, es su trabajo más destacado.

Para tomar una primera, pero certera, aproximación a su carácter empecemos por las virtudes que consideraba idóneas para hacerse con el poder, el florentino dice que para conseguir el poder:

“Considero que es  preferible  ser  impetuoso  y  no  cauto,  porque  la  fortuna  es  mujer  y  se  hace preciso,  si  se  la  quiere  tener  sumisa,  golpearla  y  zaherirla.  Y  se  ve  que  se  deja dominar  por  éstos  antes  que  por  los  que  actúan  con  tibieza.”

De este modo, al tiempo que Maquiavelo recomienda el ímpetu para lograr el poder, deja entrever su aceptación y aprobación de trato brutal a la mujer. Cosa reprochable en todo tiempo.

Sobre las virtudes del príncipe, no duda en decir esto: “Es  necesario  que  todo  príncipe  que  quiera  mantenerse aprenda a no ser bueno” y mucho más adelante indica “Convendrá [al príncipe],  si  es  sensato,  que  no  se  preocupe  si  es  tildado  de  tacañopara luego reservar la amplia generosidad para aquello que no es del príncipe, al indicar: a)Con aquello que no es del príncipe, ni de sus súbditos  se  puede  ser  extremadamente  generoso; b) “El derrochar lo ajeno, antes concede que quita reputación, sólo el gastar lo de uno perjudica.”

Sobre las condiciones de mando del príncipe, Maquiavelo llega al siguiente extremo y aconseja: “Un príncipe no debe preocuparse porque lo acusen de  cruel,  siempre  y  cuando  su  crueldad  tenga  por  objeto  el  mantener  unidos  y fieles a los súbditos” y llega a indicar que la crueldad es indispensable cuando el príncipe está al mando de ejércitos. Este consejo y forma de pensar estaba muy arraigada en él, debido a sus estudios históricos y su experiencia. Para él, según consta en su tratado “es más seguro ser temido que amado

Siguiendo la línea anterior, más adelante, y sin rodeos expresa: “Al apoderarse de un Estado, todo usurpador debe reflexionar sobre los crímenes que le es preciso cometer, y ejecutarlos todos a la vez, para que no tenga que renovarlos día a día” pues, según Maquiavelo, las ofensas deben ejecutarse todas juntas y de una sola vez, mientras que los actos bondadosos deben ser ejecutados lentamente, paso a paso para que “se saboreen mejor.”

Hechos que Maquiavelo censuraba

No obstante, esa crueldad que Maquiavelo recomendaba conocía algunos límites. Maquiavelo llega a recomendar que el príncipe se abstenga de apoderarse de las mujeres, ni de los bienes de sus súbditos. El pensador indica que se puede ser temido, sin llegar a ser odiado. Pero, si se hacen cosas como las que él censura, implícitamente sostenía que el destino inevitable era ser odiado, y es esa una inferencia muy lógica.

Maquiavelo también creía que el príncipe no debe estar rodeado siempre de la misma gente. Favorecía los cambios y las renovaciones en el círculo íntimo de colaboradores del príncipe. Así afirma: “Es una necesidad para el príncipe vivir siempre con el mismo pueblo, pero no  con  los  mismos  nobles.” Indicando que el tipo de hombre que rodea al príncipe, da una idea de qué clase de persona es el príncipe, y así afirma: “La primera opinión que se tiene del juicio de un  príncipe  se  funda  en  los  hombres  que  lo  rodean.

Además, recomendaba no guardar las promesas, estas solo debían ser cumplidas si convenía y en caso de que las circunstancias cambiasen así debía cambiar el príncipe, independientemente de lo que hubiese prometido. Llega a poner ejemplo al Papa Roderic Borgia (Borja en español) mejor conocido como Alejandro VI, sobre el cual y en relación al cumplimiento de promesas, dice:

Alejandro VI nunca hizo ni pensó en otra cosa que en engañar a los hombres, y siempre halló oportunidad para hacerlo. Jamás hubo hombre que prometiese con más desparpajo, ni que hiciera tantos juramentos sin cumplir ninguno; y, sin embargo, los engaños le salieron siempre a pedir de boca…

Una de las definiciones más interesantes contenidas en su tratado “El Príncipe”, es la definición de prudencia que hace Maquiavelo, en donde la contrae a este simple enunciado: “La  prudencia  estriba  en  saber  conocer  la naturaleza de los inconvenientes y aceptar el menos malo por bueno.

Hay otros varios consejos de Maquiavelo que son sumamente sanos y sabios, los dejo sin embargo para aquellos a los que haya causado curiosidad su pensamiento, puedan acercarse a su obra, concisa y directa y de fácil lectura. Sirva esto para conocer por qué el pensamiento y nombre de este señor se ha convertido en un adjetivo deleznable para muchos.

Nota: Para un detalle biográfico del personaje en fechas, periodos, eventos y otras obras, examinar este enlace:

https://es.wikipedia.org/wiki/Nicol%C3%A1s_Maquiavelo

Nota: El título de este artículo es irónico, busca subrayar precisamente lo contrario a su significado literal.

Nota: Todas las citas proceden de la obra “El Príncipe” de Nicolás Maquiavelo.

No nos ofende la corrupción

En sentido general, netamente la corrupción no está entre las cosas que indignen al grueso de la población dominicana. Tan pronto un hijo de este pueblo accede a una posición de poder en el Estado, son los más cercanos familiares los que le indican “esta es tu oportunidad” y agregan “no desperdicies este chance” y afirman “ahora puedes hacerte con algo”.

Y también son los familiares de cualquier nuevo funcionario, los primeros en exigirle que favorezca con empleos a cuanto pariente cercano necesitado tenga dicho funcionario, y de ser posible beneficie a los que están trabajando concediéndoles contratos para prestar servicios en la institución que dirige ese ciudadano.

Lo anterior se hace primero de forma amable, pero si la persona beneficiada con un cargo público se niega a beneficiar a sus parientes y relacionados, inmediatamente llueven las más crudas maldiciones sobre la persona de que se trate.

Entrar pobre en un cargo, y salir de él con la misma condición de pobreza es ser en nuestro pueblo la quinta esencia de un pendejo andante y despreciable. Nuestro pueblo no solo ve mal que una persona no “cambie” notoriamente a costa de un cargo público, sino que se asquea de ver a alguien que no “aprovecha” esa “oportunidad” de hacerse de algo a costa de un cargo público.

Lo anterior no solo son pensamientos y actitudes reales de nuestro pueblo. Y no solo se trata de comportamientos que cualquiera de los que lee este artículo ha visto más de una vez en su vida. Aparte de lo anterior, los comportamientos y situaciones antes descritas son exactamente aquellas en las que pueden verse envueltos cualquiera de los lectores de este artículo, si de repente resultaren nombrados en un poderoso cargo.

No podemos olvidar que vivimos en un país pobre. No podemos echar a un lado la dramática realidad de que más del 80% de nuestra población activa gana igual o menos de quince mil pesos mensuales (1). No podemos ignorar la cantidad de madres solteras jefas de hogar. Solo tenemos que ver el tamaño de nuestros barrios y cordones de miseria en todas nuestras ciudades. A todo lo cual se suman poblaciones apartadas y arrasadas por el abandono y el hambre. Nuestro país es un país lleno de carencias. Aquí no hay margen para idealismos, ni para posturas de honestidad romántica. La realidad indica que hay que comer, tener un techo, un trapo que vestir, algo con qué hacer frente a una enfermedad y algún capital para vivir “bien” luego, para muchos, poco importa en realidad como se consiga eso.

Lo anterior es la realidad nacional más extensa. Una realidad de la que participan amplias mayorías nacionales.

El ignorar la auténtica catadura moral—flexible y elástica—de nuestro pueblo ha sido uno de los errores capitales del movimiento moral contra la corrupción e impunidad en nuestro país. Hechos como la impresionante cantidad de votos con que fue electo el senador de San Juan en las pasadas elecciones (2) debería de decirnos algo sobre por dónde van los tiros aquí.

Mucho antes de que el ex procurador general de la República, Dr. Domínguez Brito revelara que algunos diputados electos tenían un pasado delictivo e incluso narco, en las poblaciones de las cuales son oriundos tales políticos hace tiempo que se sabe públicamente eso y a nadie le importa y más que eso, aun sabiéndolo votaron en masa y decididamente por tales candidatos manchados.

La gente ve en sus barrios y comunidades como jóvenes y viejos mueren tragados por la miseria, la necesidad y la marginalidad, es un cuadro terrible y a la vez popular y frecuente. Escapar de tal realidad es algo que casi no se piensa en nuestro medio. Tomar un cargo para beneficiar a los suyos es casi un acto reflejo de muchos hombres y mujeres que laboran en el Estado. Sacar todo el beneficio que pueda de un cargo para así escapar definitivamente de la miseria es visto casi más como deber, que como delito en nuestro medio.

¿Qué hacer ante todo esto? Aceptar a nuestra gente tal y como es. Comprender sus circunstancias y el poco margen que esas circunstancias dejan al idealismo romántico de un Estado de instituciones, rectitud y justicia. Y junto a lo anterior hacer merengue, bachata, cuento o canción de la idea de los valores que defendemos hoy. Así lo hizo el profesor Bosch, quien habló a este pueblo primero desde un libro de cuentos. Es una salida muy simple y principalmente posible para los que tengan el talento.

Notas:

  • Artículo de El Caribe sobre más del 85% de empleados del país que ganan menos de quince mil pesos mensuales:

http://www.elcaribe.com.do/2015/12/10/mayoria-gana-menos-15-mil

  • Reporte de Acento.com.do sobre Félix Bautista y Cristina Lizardo como los más votados elecciones 2016

http://acento.com.do/2016/elecciones2016/8349477-felix-bautista-cristina-lizardo-se-mantienen-candidatos-mas-votados/

El progreso opaco del PLD

Es un mito pensar que el desarrollo solo es posible dentro de niveles óptimos de transparencia y honestidad en la administración pública. Casos como el de Rusia, luego de la guerra fría; Brasil o China, demuestran que con importantes niveles de corrupción una nación puede avanzar y mostrar señales inequívocas de progreso y desarrollo.

Se trata de un desarrollo opaco, y muy costoso. Un desarrollo donde hay grandes sobrevaluaciones, trampas, fraudes, tráfico de influencias,  grupos preferidos. Llanamente corrupción.

No obstante, en estos casos de desarrollo opaco se da el fenómeno político-económico de que aún a  habiendo corrupción, las líneas generales de varios gobiernos marchan en pos de metas concretas; sus proyectos se dirigen a obras que agregan valor, multiplican la producción, aumentan la inversión extranjera, dinamizan la economía interna. Amén de los múltiples e inmorales peajes de facto que informalmente se fijan en el camino.

Es un desarrollo que endeuda a generaciones y que a la vez optimiza los medios de producción para pagar esa deuda, en parte justa y en parte injusta.

El Metro de Santo Domingo, el Teleférico de Santo Domingo; la red de pasos a desnivel, elevados y túneles en Santo Domingo. Las autopistas que enlazan a Samaná con Santo Domingo, o al Sur con el Cibao. La multitud de caminos en municipios y pueblos agrícolas. La multitud de escuelas, todo lo cual no escapa a cuestionamiento, pero que innegablemente son tan reales como los puentes romanos que todavía hoy surcan regiones de Europa.

Sin embargo—aún y cuando se beneficie abundantemente de ese desarrollo opaco—ninguna nación puede permanecer siendo atractiva a la economía internacional sin instituciones, sin seguridad jurídica, sin estabilidad legislativa y sin cultura de respeto a los pactos y convenios comerciales, sean multilaterales o bilaterales.

Llega entonces el momento inevitable en que las instituciones, la seguridad jurídica, la transparencia, el respeto a la ley se hacen un imperativo real; no porque moral o idealmente sean lo deseable, sino porque hacen al progreso sostenible, y por eso vienen a ser necesarias para quienes dirigen, y para quienes se benefician del sistema.

Nuestro país, bajo la égida del Partido de la Liberación Dominicana, ha ido trillando una senda de progreso opaco. Tal progreso se verifica en medio de una nube de cuestionamientos, hechos vergonzosos y graves acusaciones—algunas veces, bien fundamentadas. Sin embargo, eso no detiene  la locomotora, pues este partido ha conseguido comprometer los intereses de muchos, y generar beneficios para otros tantos determinantes e influyentes sectores en el proceso—opaco—de desarrollo, que como en otros países, se verifica en nuestro país.

Tienen razones reales quienes alzan su voz contra la corrupción, la falta de transparencia, la debilidad en las instituciones, el nepotismo, el tráfico de influencias y muchos males más. Es cierto que directamente el pueblo sufre las consecuencias de esto. Sin embargo, en Realpolitik la ética es adorno y no pieza fundamental del engranaje.

No planteo una rendición, aceptación, ni justificación al progreso salpicado de cuestionamientos que brinda el Partido de la Liberación Dominicana. Solo apunto al carácter del mismo.

Si todo sigue como va. Si un desastre natural no se lleva todo en 12 segundos o en 45 minutos de viento huracanado; si todo continua así, una próxima generación caminará sobre todo ese progreso—ya dado como un hecho y tenido como una realidad de siempre—sin poder ver las sombras, ni las manchas; enterándose de los escándalos de hoy vía las hemerotecas digitales y análogas disponibles.

Si alguien piensa que el desarrollo opaco, poco ético y cuestionable, no es posible, solo basta ver al primer mundo lleno de potencias que se han lucrado—bancaria e industrialmente—de forma muy cuestionable del resto de pueblos del planeta; potencias que envían a sus propios jóvenes a pelear por nuevos mercados, más materias primas encubriendo tal propósito en extensas consignas propagandísticas y manipuladoras. En esas naciones un niño de once años juega al lado de su abuelo en un parque, y ni uno, ni el otro pueden ver las sombras, ni las manchas en que se cimenta el progreso y desarrollo del que disfrutan.

El camino de la ignorancia a la sabiduría, en cualquier rama del saber o conocimiento humano, va de la oscuridad a la luz. Lo mismo pasa con el progreso y la civilización. En ese tránsito o camino, muchas veces es de rigor que haya un tramo opaco. La historia universal lo atestigua.

Nuestra obligación es no permanecer indefinidamente en la penumbra moral, ética e institucional, sino llegar progresivamente al pleno amanecer, si ello fuera posible.

Finalmente, el actual—y hoy día insuficiente—progreso morado existe y puede verse; aunque no en todo detalle, porque es opaco. Y esto es lo que, a rasgos muy generales, he tratado de expresar en este artículo.

Nota: Más información introductoria sobre la corrupción rusa y china, aquí

  1. a) Corrupción en Rusia: https://goo.gl/ziA8be
  1. b) Corrupción en China: https://goo.gl/ZBp7Eh

Nota: El fenómeno de la corrupción rusa ya existía antes del fin de la guerra fría y era agudo, según estudiosos y especialistas. En el caso chino, también ha habido corrupción allí desde tiempos casi inmemoriales;

Nota: Este artículo intercambia y usa alternadamente las palabras progreso y desarrollo  para referirse al avance verificado durante una gestión política;

Nota: Si alguien cree que este es un texto “opaco,”  lo es,  tal como la realidad que retrata.

Conversaciones del PLD

Cuando el Partido de la Liberación Dominicana (PLD), salió del poder en el año 2000, se integró a su proceso tradicional de conversaciones internas. Esas conversaciones suscitaron debates, de esos debates surgieron revisiones y de esas revisiones emergieron decisiones que se materializaron en cambios y nuevos cursos de acción que tomaría—en los años siguientes—esa organización.

Durante ese proceso se derrota del PLD en el año 2000 conocí, de primera mano, a personas exasperadas porque no veían que la organización morada—en oposición—estuviese ocupándose de cosas “realmente útiles.” El tiempo ha pasado y el PLD ha vuelto al poder una y otra vez. Se ha establecido como una formación política dominante durante todos estos años y nunca han faltado en esa organización—en medio del triunfo—sus tradicionales momentos de conversación, debate, revisión y decisión. Siempre, por más estable que haya sido la situación del partido morado, han surgido voces autorizadas en su seno llamando a todos a poner atención en una variedad de detalles y llamando a revisión.

Sucede esto ahora, cuando han conseguido una súper mayoría electoral y se han hecho con el poder ejecutivo por un margen de votos nunca alcanzado en el país por organización política alguna. Y hacen esto con llamados muy serios y hasta preocupantes; hay voces en el peledeismo que hoy llaman a su tradicional proceso de conversación, casi con alarmismo.

Esto que hemos señalado es lo tradicional en toda organización política; pero, aquí sólo el PLD practica eso. El Partido Reformista y el Partido Revolucionario Dominicano, una vez desaparecidos sus líderes cabeza, debieron abocarse a una conversación y diseño de estrategia a largo plazo, asumiendo decisiones y compromisos firmes y renovando frecuentemente esa misma conversación; pero, no lo hacen, ni lo hicieron. Se contentaron con girar cheques al banco a su fabulosa herencia política hasta que quebraron sus capitales inmensos y terminaron siendo una fracción—casi facción—de lo que eran.

Hoy, tristemente para muchos, la principal organización opositora (Partido Revolucionario Moderno PRM) está inmersa en procesos de marchas y manifestaciones, dando una rueda de prensa cada semana junto a otras organizaciones, con su líder—Luís Abinader—confundido con el tumulto de protestas en pequeños y grandes municipios del país, sin tener aún un proceso de conversación a lo interno, que sin mayores ruidos evalúe los hechos y los contraste con la opinión de los expertos. Salvo que el azar sonría a esta oposición, en ningún tiempo cercano se vislumbra que puedan derrotar a un oficialismo que, vez tras vez y sentado sobre grandes triunfos, se sienta a criticarse a sí mismo y a llamar a todos sus líderes a evaluación.

Es muy difícil, por ejemplo, creer que se puede tener un vehículo en movimiento toda una década sin revisar el estado de los neumáticos; el aceite y las bujías, la transmisión y el motor; la alineación y el balanceo; pues, tal dispositivo de la modernidad, necesita cuidados y revisiones. La confianza en los cuidados puntuales que el peledeismo ha dado a su maquinaria política es la que llevó a Medina, al aspirar por segunda vez a la presidencia, en 2012, a decir: “Ya no voy al Poder en el viejo (Volkswagen) “cepillo” sino que ahora voy al Palacio en un Mercedes Benz  600” al parecer,  bien afinado. Todo esto, mientras la oposición sigue sin revisarse, montada en un vehículo sin mantenimiento, con los neumáticos en el hilo, pareciendo tener una funda llena de perforaciones por cristal trasero.

Un partido y un matrimonio coinciden en lo que un sabio denominó como “una larga conversación.” Usted no puede salir con su esposa a compartir con otra pareja, hablar y reír hasta la madrugada con ellos y luego regresar a su casa a estar completamente en silencio respecto a su mujer y sus hijos, durante todo el resto del mes. Del mismo modo, ninguna organización política puede caminar sola con un solo pie, planteando una conversación y un debate a la sociedad y a sus adversarios, sin tener a lo interno,  entre ellos, constantemente una seria conversación. Sin embargo, ese es el caso de la oposición más votada en el país. Se trata de un curso de acción política y humanamente insostenible. Y los hechos lo van demostrando.

–—-

Nota: La cita “una larga conversación” respecto al matrimonio, forma parte de la frase atribuida al novelista, biógrafo y ensayista francés Émile Salomon Wilhelm Herzog, mejor conocido por su pseudónimo André Maurois, la cual expresa: “Un matrimonio feliz, es una larga conversación que siempre parece demasiado corta.

Etiquetado